martes, 15 de agosto de 2017

El alcalde de Tepic

Francisco Javier Castellón Fonseca es el alcalde de Tepic capital de Nayarit para el periodo 2017 a 2021, cuatro años por única vez de acuerdo a las leyes cuya intención es empatar con el proceso federal de 2021. Personaje que ha competido en varias ocasiones por un cargo popular, es hasta ahora que logra ganar una elección luego de perder la Senaduría (aunque entró como primera minoría) y diputación federal. En la cámara alta de hecho llamó la atención porque supo hacerse de un tema de interés general como lo fue internet. Académico de nivel, exrector de la Universidad Autónoma de Nayarit, las credenciales sobran. Quizá la más reciente fue la campaña en que menos se le vio caminando las calles, pero es en la que obtuvo más votos que sus contrincantes. Pero pasado el escrutinio viene la hora de gobernar. Tiene claro algunos problemas de la capital nayarita: abastecimiento y servicio de agua, con infraestructura que data de muchos años y en algunos obsoleta sumado a una cartera de no pagos de parte de muchos consumidores. El Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado de Nayarit, y su eterna líder, sin embargo el alcalde electo tiene claro que con ella no hubo compromisos para arribar a la alcaldía, por ello la negociación cambia. El tema calificado por él mismo como su prioridad: la seguridad. Coordinación total con el gobierno del estado. Además sabe que carga con compromisos incumplidos de la administración de Polo Domínguez terminada por David Guerrero. La credibilidad y confianza de la ciudadanía pendiente de los resultados, algunos inmediatos. Hombre de izquierda, marxista, preocupado porque las clases trabajadoras alcancen mejores espacios, Castellón Fonseca es un personaje diferente que viene a refrescar la escena política nayarita, y si bien no sabemos cuánto margen de maniobra tiene para su desarrollo, se esperan buenas cosas para la ciudad. Y pese a que se descarte desde el inicio, sabemos que la posición de alcalde de la capital lo pone en la lupa para ser desde ya un precandidato a la máxima autoridad del Gobierno del Estado. Tanto para el alcalde como para el Gobernador entrante, también es cierto que buena parte del ánimo social descansará en la selección y operación de sus respectivos equipos. Se junta además con un aspecto social que espera y exige resultados, un conjunto de hombre y mujeres que ha expresado en diversos foros que vigilará el cumplimiento de las promesas de campaña.

viernes, 4 de agosto de 2017

Rector en papel de gestor

Sin duda alguna los rectores de las universidades públicas (y también de las privadas) son personajes que influyen en la vida pública de una entidad. Conocidos los casos en diferentes estados donde desde la rectoría han hecho su camino para aspirar a cargos públicos mayores: Veracruz, Hidalgo, Puebla, entre otros. En el caso de Nayarit la realidad le pegó de golpe y porrazo al entonces entrante rector Ignacio Peña, quien sin protagonismos excesivos ha sabido mantenerse equitativo y plural demostrado en dos momentos sustantivos su talante: el cambio en la administración, con la salida del exrector Juan Salazar, y el proceso electoral reciente. En el caso del primero le tocó lidiar desde el inicio con el desgaste que representó el escándalo financiero no comprobado, sumado a la orden de aprehensión de su antecesor. Una especial época en la que la UAN perdía credibilidad a ojos de algunos. Ahora, y él mismo lo ha dicho, la mayor parte de su tiempo lo dedica a buscar recursos para cumplir los compromisos inmediatos de la máxima casa de estudios nayarita. Y quedan un poco rezagados los temas académicos, de desarrollo, de crecimiento, que los cargan más los integrantes de su equipo. En cuanto a la parte económica es sabido que, como la mayoría de las universidades públicas del país, su plan A es recurrir a la Secretaría de Educación Pública para solicitar el recurso que requiere para cumplir compromisos sobre todo de fin de año, léase aguinaldos. El Plan B es hacer presencia y presionar en la Cámara de Diputados. Si esos dos planes no completan sus necesidades deberán plasmar un Plan C donde seguramente la sociedad se verá involucrada. Pero también es momento que desde adentro vengan no sólo los reclamos sino las propuestas. Las crisis también son oportunidades. Y es momento que la UAN a la par de resolver e informar la forma de intentarlo-hacerlo-lograrlo, salga a la calle a decirle a Nayarit que es útil, la imaginación debe expandirse por todo el territorio, ya se dio un primer paso con el anuncio de la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo, encargo del gobernador electo en su visita reciente. El escrutinio desde dentro y desde afuera será muy estricto, sin embargo no se pueden pedir resultados si no se trabaja a la par. Lo mencionado por el mismo rector es clave para entender lo que está sucediendo: No puede volverse la crisis económica una crisis académica. Y se pensaría que profesores, alumnos y trabajadores lo entienden y actúan en consecuencia.

La tómbola de Morena

Bien dice la canción que la vida es una tómbola. Pero también puede ser un método para tomar decisiones en la agrupación política Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocida como MORENA que tiene en Andrés Manuel López Obrador a su líder por los cuatro costados y hasta el momento único candidato seguro a la Presidencia de la República en 2018. Sabedor como pocos de los momentos políticos, así como de la lectura de la realidad nacional, atiende de manera directa los posibles obstáculos dentro de su instituto político para que no se pierda tiempo ni esfuerzo en lo que para él es lo más importante, o sea él mismo y lo que llama su camino a la presidencia y su lucha contra la mafia del poder. Uno de esos posibles obstáculos al interior de MORENA fue resuelto de una manera democrática y tajante recientemente, se trató de la cuota de género que debe, como todo partido, cumplirse con un 50% para las mujeres. En cuanto a la posición de candidatura a la Senaduría el método fue la tómbola, y así uno a uno fueron definiéndose las entidades a donde las mujeres encabezarán las fórmulas: Nayarit, Zacatecas, entre otros. Para el mismo tema pero en el segmento de distritos federales la solución fue todavía más práctica: recurrir a lo hecho tres años antes con una actualización a un resolutivo de la Asamblea de ese entonces. De nuevo el ejemplo es Nayarit: Distrito 1 candidato, Distritos 2 y 3 candidatas. Así, y de una manera económica, sin que los gritos y sombrerazos se hicieran presentes, pues el método de legitimar lo que el líder supremo ya había decidido no falla en MORENA, todo pasa a segundo término para que el objetivo no se pierda. Que los esfuerzos locales no se desgasten por elecciones internas, sino que todo se defina lo antes posible para que sumen a la causa mayor. En días recientes el escritor Héctor Aguilar Camín al referirse al más reciente libro del político tabasqueño titulado “2018: La salida. Decadencia y renacimiento de México”, le dedicó estas líneas: “No he visto nunca en López Obrador sino a un político profesional. Soy incapaz de penetrar o de creer en su dimensión ética o moral. Lo que veo en su evangelio es sobre todo el propósito político. Creo que lee bien la revuelta moral (contra la corrupción, contra la impunidad, contra la ineficacia del Gobierno) que recorre México. Para subirse a esa creciente marea ha decidido ir un paso más allá del discurso de la indignación, hasta el discurso religioso”. En esa medida, tenemos a un experimentado político que tiene claro su objetivo, y que como las anteriores ocasiones, lidera los sondeos y estudios de opinión, pero para la elección todavía faltan bastantes días, y bastantes cosas que sucedan. Y en ese lapso no se está exento de los escándalos mediáticos sobre todo que algunos representantes de MORENA han sido señalados, el más reciente el delegado de Tláhuac en la Ciudad de México.

Los cuatro regidores de Nayarit que ganaron como independientes

Los números son fríos, fueron 263 ciudadanos que solicitaron participar como candidatos independientes pero fue menor la cifra de quienes cumplieron el objetivo de aparecer en las boletas el día 4 de junio, y de todos ellos, únicamente cuatro obtuvieron el triunfo, los cuatro para el cargo de regidor. El municipio de Rosamorada destaca porque dos se dieron allí, fueron en la demarcación 3 con Ismael Sánchez Altamirano, y en la demarcación 2 con David García Vergara. Ambos habían militado en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero ahora decidieron buscar el cargo por la vía independiente. En Rosamorada para alcalde ganó la Alianza del PAN-PRD-PT-PRS en la persona de Juan Gregorio Ramírez (seguido muy de cerca por los candidatos del PRI y de Nueva Alianza). Otro regidor independiente ganador se dio en la demarcación 4 de Tecuala con Juan Ramón Madera Orozco, quien si bien simpatiza con una opción política de esa región, él nunca había participado como candidato o ha estado registrado en algún instituto político, su fuerza de convocatoria se centra sobre todo en su participación con el deporte, caso concreto del béisbol. En Tecuala para alcalde ganó Heriberto López Rojas mejor conocido como “Titiyo” bajo las siglas del PRI y el distrito pertenece al número 2 donde obtuvo la victoria Lucio Santana, alcalde con licencia de Tecuala, que para fines legales fue registrado bajo las siglas del Partido Ecologista Verde de México pero la mayoría de sus votos provinieron del PRI. El cuarto caso se dio en la demarcación 3 de Acaponeta con la maestra Elida Lupita Lozano Fuentes, quien nunca ha militado en partido político alguno, y desde hace años se ha dedicado a promover la educación y activación física de los jóvenes y sus familias. Ella logra el triunfo con base al arrastre social emotivo que ha construido. En Acaponeta la alcaldía fue ganada por el hasta hace poco militante del PRI, José Humberto Arellano mejor conocido como “El Beyto”, bajo las siglas de MORENA, mientras que el distrito también fue anotado a la lista de MORENA en la persona de Manuel Salcedo. Lo que viene ahora es el escrutinio del trabajo de todos ellos, en particular de los independientes ya como servidores públicos, hay casos de referencia como los de Jaime Rodríguez “El Bronco”, primer gobernador independiente en Nuevo León, o alcaldes como Alfonso Martínez en Morelia, Michoacán (aunque ambos antes habían militado en el PRI y en el PAN respectivamente), quienes ya empiezan a marcar su estilo de gobernar y hacer partícipe a la ciudadanía en ello. En cuatro años, en el caso de Nayarit, veremos los resultados que arrojen estos primeros cuatro regidores independientes y para ese entonces sabremos si solamente fue un momento de moda o el movimiento alcanzó el 2021 y de nuevo habrá una larga lista de aspirantes independientes buscando participar en la vida activa de la función pública a través de la elección.

La foto del Presidente Macron

En los tiempos modernos cobra mayor relevancia la frase: una imagen dice mucho más que mil palabras. Máxime en la arena digital, y todavía más si de lo que se habla es de una figura de la política internacional. El Presidente de Francia Emmanuel Macron decidió hacer pública la foto oficial de su mandato a través de su cuenta de la red social twitter, atendiendo primeramente las exigencias de los nuevos tiempos y de una buena parte del electorado que lo eligió y que allí se expresa. Esta imagen que de manera casi inmediata le dio la vuelta al mundo, conlleva una carga de elementos de poder que deben entenderse como lo que son, enlisto los más evidentes: Las banderas (que lo flanquean) de Francia y la Unión Europea, en un momento donde pareciera la modernidad y posverdad que le acompaña se encamina a la independencia total, Macron hace un llamado, como en campaña, por la unidad de Francia en el contorno mundial. La parte posterior es una ventana abierta que señala apertura, diálogo, sinceridad, en un cielo que comunica tranquilidad, y con el verde frondoso de los árboles que nos hablan de vida pero también de refugio, nada mejor que una sombra para guarecerse del intenso sol. La postura, de pie y no sentado, puede recordar retratos famosos de mandatarios pasados, que deciden ir al frente de su ejército, poner la cara y el pecho ante la adversidad, esa es la imagen que decidió lo acompañe en el inicio al menos, de un mandato que ha levantado expectativas, pues el mundo en general requiere de liderazgos. Es una fotografía oficial que nos recuerda que en comunicación menos es más. Y que los políticos modernos no deben tener miedo y por el contrario, atreverse a hacer guiños, como la sonrisa de Macron, o los brazos cruzados en su momento del entonces Presidente de Estados Unidos, Barack Obama (uno de los referentes clásicos del francés). El traje oscuro y la camisa pulcramente blanca con una corbata sobria le dan el toque de seguridad que necesita el líder mundial. En suma un excelente retrato oficial de alguien que ha llamado la atención y pertenece ya a la generación de los Trudeau canadiense, Merkel alemana y Obama desde fuera de la presidencia norteamericana, todos ellos con algo importante que aportar al mundo moderno. Esta imagen es un ejemplo de lo que bien señala Daniel Ivoskus en su libro Lo que no se dice no es, “La diferencia entre la simple propaganda y la comunicación, justamente, es una razón de contenidos y de oportunidades”.

lunes, 3 de febrero de 2014

Motel Bates

El libro Motel Bates se inaugura con un “Apunte” de poco menos de cinco líneas que cierra así: “La incertidumbre es un disparo al aire”, de esa vertiginosa forma el lector entra a ese sitio que le vislumbra una vivencia diferente. Construida con ritmo y dividido en tres secciones sin balance aparente, esta colección de narraciones cortas hace partícipe al lector de diversos actos que tienen que ver con la sorpresa, con la muerte, con la conciencia. Es, a su vez, una especie de homenaje a las razones que motivaron al cineasta inglés Alfred Hitchcock a filmar Psicosis, tomando como base la novela de Robert Bloch (Psycho, su nombre original). Y es que la contundencia por momentos es la que gana terreno en la trama: “En Motel Bates se duda de la verdad, se relativiza, se imagina como una anciana en silla de ruedas que mata a quien duerme en sus camas. Aquí la muerte es una elección: los huéspedes saben que abandonar la vida es abandonarse en la vida, que un suicida es un héroe anónimo, que el asesino es un titiritero, que la justicia corresponde al capricho”. Las narraciones son breves, al mejor estilo de Julio Torri (no es coincidencia que obtuviera este ejemplar el Premio Nacional de Cuento Breve Julio Torri, 2012), y pese a que guardan su independencia, tienen mejores frutos en su conjunto. Bien puede pasar como una novela corta en lugar de colección de breves cuentos, pero eso es un punto a favor, porque la trama lleva personajes que los seguidores de Psicosis bien pueden identificar, pero los no tan duchos del filme no quedan fuera de la literatura. Para ambos, conocedores y novatos, Motel Bates es ese lugar en el que Norman despachaba dando la llave adecuada a los diversos cuartos donde se incuban los pormenores de la desolación, por ejemplo los “Atentos avisos”, que como su nombre lo indica es una forma de comunicación del mismo inmueble con su clientela, y de los instintos con sus visitantes. Incluso se puede tomar una sección del libro, la de “Extraños en la noche” como una especie de intermedio en una proyección cinematográfica, es la parte con las narraciones de mayor aliento, aunque igual contundencia y arrojo. Y es a su vez el preámbulo del juego de habitaciones que conlleva un listado de diferentes partícipes. Cada uno de esos espacios, y cada una de esas personalidades tiene un papel que parecería no ser el protagonista, pero que sin su presencia quedaría incompleta la trama, cada cual con una misión, por ejemplo el imitador: “Un hombre que sabe vivir —dice—: es un hombre que sigue los pasos de quien pronto morirá”. Psicosis es pues el eje temático, el espíritu vagabundo que atraviesa las páginas de Motel Bates, pero es sin duda el atrevimiento de Yussel Dardón (Puebla, 1982) el que atrapa al lector. No es fácil ser concreto sobre todo en un contexto donde los pretextos comienzan a especializarse. Tampoco es sencillo utilizar un lenguaje que puede explotar en las manos del lector común, pero con la dosis exacta se logra el cometido. Hitchcock decía: “Darle placer, el mismo que consiguen cuando despiertan de una pesadilla”, y eso es lo que experimenta quien se adentra a las páginas de Motel Bates, porque el sonido del violín en la película Psicosis puede interpretarse también como el vaivén del juego literario que hace el autor en líneas como: “Morir con una soga al cuello, vivir para tejer cuerdas carentes de aspiraciones. Morir con una carta en la mano, vivir para enviar secretos a los desesperanzados. Morir mientras sueñas, vivir para coleccionar pesadillas…”. El eterno tictac que de nueva cuenta, como en esa expectación que se levanta gracias a la música, al juego de blancos y negros, a los elementos menos pensados, arrebata el grito, la mueca, el sentido, de eso se trata este ejemplar, porque Motel Bates con un ritmo vibrante es una colección de cuentos que sacude al llevar a la violencia como forma de trascendencia bien lograda. Yussel Dardón. Motel Bates. Fondo Editorial Tierra Adentro, México, 2013; 74 pp. Texto aparecido en la Revista Siempre¡ del domingo 2 de febrero de 2014.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Campanario de luz

La sensacional y terrible noticia no pasó inadvertida en ese entonces. Una señorita se arrojó desde una de las torres de la Catedral en la Ciudad de México. Era 31 de mayo de 1899, su nombre pasaría a formar parte de la mitología citadina: Sofía Ahumada. El suicidio fue la hipótesis concluyente, pero su fallecimiento dio paso a la leyenda. Dos carteros y una vendedora de billetes presenciaron el hecho. Y contrario a la era moderna a donde casi cualquier muerte se relaciona con el narcotráfico, en aquél entonces todavía cupo la duda, el morbo, por saber si fue por amor. La escena quedó descrita por un grabado de José Guadalupe Posada, y diversos medios la colocaron en el altar de los mitos de nuestra capital y es que no cualquier señorita elegantemente vestida tomaba una decisión de esa magnitud. El episodio ha sido analizado desde diferentes órdenes y por supuesto que el literario no podía quedar fuera, de allí que Jesús Francisco Conde de Arriaga (1983) comparta en Campanario de luz un nuevo perfil de este suceso que sigue vigente. El pequeño volumen está dividido en cinco apartados, y puede leerse como un diálogo y un testimonio, con la riqueza de una prosa que de pronto tiene ritmo poético, tal vez heredado de la pluma de su padre el poeta (y también cronista y ensayista) José Francisco Conde. La interrogante abre el debate: “¿Qué causas impulsaron a la desventurada Sofía a matarse? ¿Estamos frente a un suicidio excepcional o ante un delito horrible?”. Pero también en el inicio de la disertación del autor con la historia, consigo mismo, con la fallecida, y con el lector. Esto cobra vida en la suma de diálogos que de pronto se ve sorpresivamente en medio de ciertos octosílabos, baste por muestra “Pareciera que en tu espalda se diluyen mis palabras. Capitulo: el reclamo no vertido deconstruye con descaro tu figura e improbables ojos negros”. La belleza como carta de presentación de la suicida, del personaje que es alma de la trama y pretexto de la disertación, el enamoramiento tardío, el halago a destiempo. Por momentos desvela demasiado el autor su amor por la suicida. Sus cánticos dan luz de ello: “Instintivamente, en cada línea de tu voz, aprendimos a nombrarnos, a crear juntos un código primario, a reconocernos en la sílaba original: sí”. Pero lo que soporta la trama es la fe de hallar una explicación, el tránsito hacia lo inexplicable. El tramo que conmueve, la lectura ágil que tiene cadencia, que no atiborra de adjetivos, que reflexiona sobre un acto y le da vueltas para saberse vivo o al menos no tan muerto pues sabe que una parte de él quedó en otro mundo luego de que Sofía Ahumada dejó la existencia física. Y es que todos los elementos de aquella lejana escena dan pie para muchas secuencias. Baste por muestra la carta que se encontró entre su ropa al suicidarse: “He nacido para sufrir. Mi último pensamiento va dirigido a Homero. No quiero que el hombre a quien he amado suponga que él es la causa. Me mato porque se me da la gana”. Narrativa, testimonio y algo de poesía que más de un artista desea tomar para interpretarlo con una versión diferente. Este libro es el resultado de esos felices casos donde el tema aborda al autor, pues Conde de Arriaga había tenido contacto desde que fue becario bajo el mando de Miguel Ángel Castro en la Universidad Nacional y en ese periodo cobró vida la obra “El de los claveles dobles. Ni amor al mundo ni piedad al cielo. El suicidio de Sofía Ahumada”, por eso ahora, de manera natural, adopta un tema que se le impregnó en el imaginario. Excelente pretexto es Campanario de luz para hablarnos de un pedazo de la historia de nuestra gran ciudad (del que en su momento también dejaron testimonio Amado Nervo y Rubén M. Campos), y a la vez ser el libro debut de Jesús Francisco Conde de Arriaga, quien si bien ya dejaba ver su trabajo en libros colectivos, así como suplementos y revistas, ahora salta en el paracaídas del nombre solitario para aterrizar de buena forma. Jesús Francisco Conde de Arriaga, Campanario de luz. Universidad Autónoma Metropolitana (colección “los gatos sabrán…”), México, 2013; Texto aparecido en la Revista Siempre¡ del domingo 29 de diciembre de 2013.